//
archives

Elsevier

This tag is associated with 5 posts

Opinión : Costo de las publicaciones científicas

via The history of money

El debate sobre el costo de las publicaciones científicas y la alternativa del acceso abierto tiene ya varios años. La editorial Elsevier en particular (que hemos mencionado varias veces ya) ha sido objeto de muchas críticas por sus precios exorbitantes. En el año 2006 el comité editorial de una de sus publicaciones, Topology, renunció en masa y fundó otra revista de igual nombre en una editorial competidora. Elsevier dejó de publicar su revista en el 2009. Otros investigadores se han llamado al boycott, particularmente de Elsevier, pero la convocatoria nunca ha alcanzado una respuesta masiva.

Las publicaciones periódicas científicas ganaron popularidad a comienzos del siglo XX, y en la segunda mitad hubo una gran tendencia por parte de instituciones de investigación hacia la tercerización la publicación de sus revistas. De esta manera las grandes editoriales se volvieron aún más fuertes.

Con el advenimiento de las publicaciones electrónicas y las bases de datos en internet a fines de la década de 1990, y la pérdida de mercado para las publicaciones impresas en papel, el negocio de las editoriales científicas transformó esencialmente el producto, pasando a ofrecer de colecciones de revistas impresas a plataformas online con acceso a paquetes de revistas (bundles). De esta manera las instituciones que quieren suscribirse a una revista sobre un tema se ven forzadas a suscribirse a un montón de otras de menor interés.

Independientemente de lo que ya hemos mencionado, en los últimos 20 años las revistas han experimentado un fenómeno que desafía toda explicación: es el aumento agresivo y continuo de los precios de las revistas. El pasaje del papel a la impresión digital, la creación de las bases de datos, las subidas y bajadas de la economía, la aparición de consorcios de bibliotecas y nuevos títulos: todo es siempre una razón para aumentar y nunca para disminuir. El único modelo al que parece responder es al de la ley de Moore (cambiando transistores por dólares, obvio), y dado los reportes de ganancias, todo concuerda. Cobran más y ganan más.

Pero aunque la tecnología avanza como para hacer posible la ley de Moore sin problemas las billeteras no aumentan de la misma manera, y muchas instituciones se ven en problemas para renovar las suscripciones. Recientemente el Faculty Advisory Council de la Universidad de Harvard (imagino que será un organismo como el Claustro de nuestra Universidad, pero solamente con profesores), envió un extenso memorandum explicando que no alcanza el dinero para pagar las suscripciones y propone varias soluciones al problema, entre ellas

” Consider submitting articles to open-access journals, or to ones that have reasonable, sustainable subscription costs; move prestige to open access.

If on the editorial board of a journal involved, determine if it can be published as open access material, or independently from publishers that practice pricing described above. If not, consider resigning.”

Nos parece notable el “move prestige to open access”, porque va al meollo de la cuestión.

Como diferencia de otras publicaciones periódicas, las revistas científicas no pagan a los autores (inclusive a veces cobran) por publicar artículos. Los artículos son revisados y aceptados por un grupo de especialistas a los que tampoco se les paga; la aceptación incluye renunciar al copyright, por lo que las revistas se constituyen esencialmente de material valioso gratuitamente. Los únicos involucrados que cobran son los empleados de la compañía que editan, formatean y suben los textos. A pesar del costo limitado las revistas son luego vendidas a precios altísimos a los mismo autores que escriben y editan la revista, que, irónicamente, son personas notables por su inteligencia.

Lo que parece molestar a la academia y agencias de investigación gubernamentales es simplemente una cuestión de dinero; que se les cobre por acceder a lo que producen, pero no que existan las revistas en sí mismas.

Y ello es porque las publicaciones científicas son la medición más exacta de la carrera de un investigador. Los ascensos y las pérdidas de empleo se basan en la cantidad de publicaciones y en la calidad del medio en que se publica. De cierta manera son un evaluador externo de un individuo o grupo de investigador, y también son un foro de intercambio selecto y enfocado que agregan valor a la investigación. Esto se sabe hace mucho, y tiene sentido.

Hemos pensado largo y tendido al respecto, y nos parece que gran parte del funcionamiento del mundo editorial científico está muy bien. Las bases de datos están muy bien (excepto algunas interfaces de búsqueda), y creemos que es un mundo que se autorregula de forma eficiente. No ha estado exento de sexismo, falso prestigio y xenofobia, pero avanza de modo tal que propende a la calidad más allá de percepciones momentáneas.

Para la mayoría, el problema ni siquiera es que unas pocas compañías se beneficien con la investigación financiada por otros, sino que los precios sean tan altos. Desde nuestra perspectiva latinoamericana, los dos son problemas serios.

Una solución que se nos ocurre, es que las editoriales devuelvan parte de las ganancias. Puesto de forma simple, si por ejemplo Elsevier publica un 3% de artículos financiados por la ANII, que entregue un 3% de sus ganancias a la ANII.

Todos los países tienen fondos de financiación a las ciencias que miden su producción mediante la publicación de artículos científicos. Creemos que si las editoriales tuvieran, además de precios razonables, la obligación de dotar esos fondos que tan generosamente los proveen de contenido, generaríamos un círculo virtuoso del que todos saldríamos ganando.

Hat tip a los lectores Mauricio Delbracio y B por el input.

Leer más:

Stephen Curry: Harvard, we have a problem.

Urs Hartl: Boycott Elsevier

Douglas Arnold, Henry Cohn: Mathematicians take a stand

Alan Wexelblat: Is academic publishing finally at a crossroads?

Volver a la página de la Biblioteca.

Advertisements

Portal Timbó : JStor

Logo Timbó

El Portal Timbó ofrece varias bases de datos en la sección “Colecciones“. Hoy comentaremos brevemente algunas características de JStor.

Logo JStor

JStor es una base de datos de un proyecto originariamente financiado por la Carnegie Mellon Foundation y actualmente una organización sin fines de lucro. Fue creado en 1995, y es una organización cuya finalidad principal es digitalizar las colecciones históricas de las instituciones afiliadas (universidades, museos, jardines botánicos, etc.)

JStor ofrece a sus sucriptores una lista de colecciones temáticas entre las que elegir, y en base a ello se negocia el precio. El Portal Timbó tiene suscripciones a las colecciones Arts & Sciences I, II, III, IV y VII. Se puede leer los archivos con los títulos de las revistas en esta página. Las búsquedas bibliográficas recuperan referencias de artículos no incluidos en estas colecciones; logicamente no incluyen el texto completo.

JStor  permite hacer búsquedas gratuitamente, por lo que no hay que estar en la red de una institución de acceso autorizado para utilizar la interfaz de búsqueda. Es ventajoso porque se puede navegar desde cualquier red; el inconveniente es que no permite descargar artículos.

Para saber que se tiene la posibilidad de leer artículos en texto completo, la página de inicio debe tener esta dirección en la barra del navegador, http://www.jstor.org.proxy.timbo.org.uy:443/.

La interfaz de búsqueda es sumamente intuitiva, y permite buscar por palabras (tema, autor, título), o revisar (browse) las publicaciones de cada tema. Al realizar una búsqueda y despliega una lista de resultados, se constata el acceso disponible con un ícono verde a la izquierda del registro. Puede filtrarse la búsqueda a documentos disponibles únicamente. Por lo general JStor no ofrece los números más recientes de las publicaciones para evitar conflicto de intereses con los editores; el término que utilizan para nombrar ese límite es moving wall. La otra base con esa restricción, EbscoHost, llama a ese límite embargo.

JStor es una base particularmente valiosa para realizar búsquedas de material antiguo, material oscuro (de muy poca difusión) y en idiomas que no son inglés. En general es junto a Academic Search Complete e IEEE, una de las mejores bases para buscar material en historia de la ciencia y la tecnología.

Opinamos que de las suscripciones actuales, son de interés para nuestros usuarios las de matemática y las de musicología.

La página de Timbó de JStor ofrece más información de interés y vínculos a tutoriales que guían en el uso de la interfaz de búsqueda.

Si necesita más ayuda buscando en JStor o en cualquier otro recurso del Portal Timbó, no dude en acercarse a la biblioteca y con gusto lo atenderemos.

Volver a la página de la Biblioteca.

Portal Timbó : Scopus

Logo Timbó

El Portal Timbó ofrece varias bases de datos en la sección “Colecciones“. Hoy comentaremos brevemente algunas características de Scopus, otra base de Reed Elsevier.

Logo ScopusScopus es una base de datos de la editorial Elsevier creada en el 2004. Es una base referencial (no contiene los textos de los artículos sino citas y abstracts), que tiene como misión cubrir la mayor cantidad posible de publicaciones.

Scopus no es la única base de datos comercializada por Reed Elsevier a la que tenemos acceso. Para integrar las diferentes bases se ofrece un integrador que se llama SciVerse, y que forma parte del logo. A diferencia de ScienceDirect, que revisábamos la semana pasada, no es accesible fuera de la red de una institución de acceso autorizado.

Scopus contiene referencias de casi 18.000 títulos de publicaciones periódicas especializadas, de las que 16.500 son arbitradas. Incluye artículos de ciencia, técnica, medicina, ciencias sociales y humanidades. Las búsquedas en Scopus integran búsquedas en bases de datos de patentes, sin mezclar los resultados.

Al ser un producto de SciVerse, los usuarios que abran una cuenta en este servicio podrán guardar información de esta base y de ScienceDirect. La cuenta es gratuita y permitirá a los usuarios utilizar al máximo las prestaciones (guardar artículos, generar alertas, etc,) pero no permitirá acceso independiente. Para abrir una cuenta hay que utilizar la opción “Register”, en el ángulo superior derecho.

Scopus tiene varias características interesantes y únicas. Una de ellas ya la mencionamos: es su amplitud de cobertura, inigualada en los recursos del Portal. Otra, son los perfiles de autor: agrupa todas las formas en las que el nombre de un autor aparece en las diferentes publicaciones (nombre completo, dos apellidos, iniciales, etc., incluyendo cambios de nombre), en un mismo archivo, al que agrega la o las afiliaciones institucionales.

Además de unificar los nombres de los autores, Scopus unifica los nombres de las instituciones, lo que resulta muy útil para buscar por grupo de trabajo en instituciones cuyos autores no utilizan siempre la misma forma (por ejemplo la nuestra, que figura como “UdelaR”, “Universidad de la República”, “IIE-Fing-UR”, etc.)

Finalmente, Scopus utiliza una herramienta infométrica que mide el impacto de un artículo o de un autor, el factor h. Ese valor permite determinar cuan trascendente es un individuo, desde el punto de vista de las publicaciones, y en varias organizaciones se toma como insumo para evaluar la aceptación de un candidato o calcular la planilla de salarios. Algunas bibliotecas han utilizado el factor h para ayudar en la selección de revistas para comprar.

Hasta ahora no hemos percibido mucha familiaridad por parte de nuestros usuarios para con esta herramienta. A pesar de esta reticencia, es importante remarcar que las funcionalidades de búsqueda y la amplitud de cobertura de Scopus, lo transforman en un punto excelente para comenzar una investigación bibliográfica.

La página de Timbó de Scopus ofrece más información de interés y vínculos a tutoriales que guían en el uso de la interfaz de búsqueda.

Cómo calcular el factor h, en YouTube.

Si necesita más ayuda buscando en Scopus o en cualquier otro recurso del Portal Timbó, no dude en acercarse a la biblioteca y con gusto lo atenderemos.

Volver a la página de la Biblioteca.

Lectura de fin de semana : Historia de Elsevier

Mujer leyendo sobre una escalera.

Copyright Betmann/CORBIS, via book art & design

Ayer mencionábamos una base de datos con publicaciones de la editorial Elsevier. Hoy proponemos, como lectura de fin de semana, un folleto que Elsevier publicó en el 2005 celebrando sus 125 años de existencia, y los 425 de la fundación de la editorial Elzevir, predecesora (involuntaria) de la actual. Es un PDF y se puede leer aquí.

Portada del folletoLeímos este folleto cuando fue publicado, 6 años atrás, y nos llamaron poderosamente la atención algunos pasajes. Fue particularmente reveladora esta sección (p.3):

Science Without Boundaries: 1933-1956

In the 1930s German was still considered the primary language of  international scientific communications — because German scientists held the leading position in many disciplines, including chemistry, mathematics and physics. German was also the language of scientific publication in Vienna, then the reputed center of medicine, psychology and psychiatry, as well as in Czechoslovakia, Poland, Scandinavia and the Netherlands. Even in English-speaking countries such as the U.K. and the U.S., scientists were expected to read German to keep up with developments in their fields.
However, after the National Socialist Party came to power in 1933, Germany lost many of its greatest scientists in the exodus from Hitler’s anti-Semitic and anti-intellectual regime. As Hitler’s repressive regime gained strength the Netherlands increasingly provided a haven for scientists and intellectuals fleeing Nazi Germany. The closer war loomed, the more scientists flooded into Amsterdam, The Hague and Rotterdam, either looking for refuge or passage to freedom in the U.S., making the Netherlands a new locus of scientific thought and publication.

El texto, de apenas 12 páginas de extensión, resuena a autocongratulación y falta de autocrítica, y eso puede molestar a los lectores. No obstante, es innegable que Elzevir y Elsevier han jugado un papel importante en el desarrollo y difusión de la ciencia, y conocer algunos de los hitos otorga, si no autoridad en la materia, al menos trivia para los almuerzos del IIE.

Elsevier mantiene la “Heritage Collection“, de libros antiguos (de Elzevir y otras editoriales), que se puede visitar en este link.

Volver a la página de la Biblioteca.

Portal Timbó : ScienceDirect

Logo Timbó

El Portal Timbó ofrece varias bases de datos en la sección “Colecciones“. Hoy comentaremos brevemente algunas características de ScienceDirect, de Reed Elsevier.

Logo de ElsevierScienceDirect es una base de datos de la editorial Elsevier creada en 1997, que incluye todas las publicaciones de Elsevier y sus subsidiarias (Academic Press, Pergamon, Pergamon Flexible Learning, Mosby, Saunders, Churchill-Livingstone y otras).

ScienceDirect no es la única base de datos comercializada por Reed Elsevier. Para integrar las diferentes bases se ofrece un integrador que se llama SciVerse, y que forma parte del logo de ScienceDirect.

Logo ScienceDirectScienceDirect  permite hacer búsquedas gratuitamente, por lo que no hay que estar en la red de una institución de acceso autorizado para utilizar la interfaz de búsqueda. Es ventajoso porque se puede navegar desde cualquier red (y gracias a los apps), con teléfonos o tabletas; el inconveniente es que no permite descargar artículos.

Para saber que se tiene la posibilidad de leer artículos en texto completo, la página de inicio debe tener esta dirección en la barra del navegador, http://www.sciencedirect.com.proxy.timbo.org.uy:443/.

La interfaz de búsqueda es sumamente intuitiva, y permite buscar por palabras (tema, autor, título), o revisar (browse) las publicaciones de cada tema.

Al realizar una búsqueda y despliega una lista de resultados, se constata el acceso disponible con un ícono verde a la izquierda del registro. La base ofrece, para los artículos que no están incluidos en la suscripción, la posibilidad de comprarlos. Los usuarios interesados deben utilizar sus propios medios para adquirir dichos artículos, aunque sugerimos que contacten a la biblioteca previamente.

Resultados ScienceDirect

Nuestra suscripción incluye la mayoría de los números de la mayoría de las revistas a partir del 2005, en todas las áreas del conocimiento cubiertos por este grupo editorial.

Nuestra suscripción excluye los libros y las obras de referencia, y los números anteriores al año 2005 de la mayoría de las revistas.

Las ventajas de ScienceDirect residen en la gran cantidad de revistas que publica, el amplio espectro de temas cubiertos (incluyendo ciencias duras, ciencias humanas y sociales, y ciencias de la vida y medicina), y el prestigio e impacto de las publicaciones.

En nuestra experiencia, las desventajas de ScienceDirect residen en la ausencia de un filtro de búsqueda que excluya los documentos no disponibles (lo que redunda en frustración para el usuario por la cantidad de documentos no disponibles que recupera), los RSS inactivos, la imposibilidad de utilizar la funcionalidad de enviar por e-mail sin configurar un programa de email en la computadora de acceso, y la falta de claridad para nuevos usuarios del concepto de hub que incluye SciVerse, ScienceDirect y Scopus. No obstante estas desventajas, creemos que son inconvenientes menores y que no actúan en detrimento del enorme valor de esta colección.

La página de Timbó de ScienceDirect ofrece más información de interés y vínculos a tutoriales que guían en el uso de la interfaz de búsqueda.

Si necesita más ayuda buscando en ScienceDirect o en cualquier otro recurso del Portal Timbó, no dude en acercarse a la biblioteca y con gusto lo atenderemos.

Volver a la página de la Biblioteca.