//
archives

Viernes

This category contains 41 posts

Lectura de fin de semana : Ajedrez

La Biblioteca de la Facultad de Ingeniería tiene el agrado de informar que su Colección Recreativa recibió una donación de libros especializados en ajedrez. Los mismos cubren análisis de las distintas piezas, etapas del juego (aperturas, juego medio, finales y tablas), jugadas, estrategias de ataque y defensa, partidas y jugadores famosos, información relacionada (diccionario, mitología, reglamentos), y novelas inspiradas en el juego.

Los libros de esta donación están disponibles para préstamo por dos semanas a todos los usuarios del Sistema de Bibliotecas Universitarias (BiUR).

Abriendo los archivos adjuntos a continuación, se puede leer un listado somero de autores y títulos.

poster ajedrez dark

poster ajedrez light

Esta noticia nos involucra en varios aspectos. Uno de ellos es como miembros de la comunidad bibliotecológica en general y del Servicio de Bibliotecas Universitarias en particular. Otro, es como donantes de dicha colección.

Tenemos la convicción profunda y personal de que el conocimiento debe llegar a quienes lo necesitan, y que los libros, como agentes comunicadores, no deben ser considerados caprichosamente como objetos personales.

La propietaria original de los casi cincuenta libros que conforman esa donación, jugadora entusiasta y sagaz coleccionista, fue una personalidad extremadamente influyente en nuestro crecimiento personal. No compartimos su pasión por el ajedrez, pero sí por la reflexión y el estudio, y opinamos que ofrecer estos libros a un mayor público es la mejor forma de conservarlos.

Quizás en un tiempo otras donaciones de libros de la misma temática acrecenten y fortalezcan la colección. Quizás en un tiempo estos libros se hayan estropeado por el uso normal y la colección se desintegre. En nuestra perspectiva de donantes nos preocupa mucho más el impacto a corto plazo; que los libros se puedan leer y disfrutar, y que lleguen a quienes de otra forma no podrían acceder a ellos.

Hasta donde sabemos no existen precedentes en la divulgación de los contenidos de las colecciones de las bibliotecas universitarias. El diseño de los posters web y para imprimir en formato A3 es de Carlos (Beto) Gómez. La iniciativa de la biblioteca recreativa en Facultad de Ingeniería es de Claudia Bordón. La donación fue una decisión común entre Andrea Lettieri y Julia Demasi. La propietaria original fue Laura (Marga) Freire de Lucchini.

Centenario del fallecimiento de Henri Poincaré

El pasado 17 de julio se cumplieron cien años del fallecimiento de Henri Poincaré, fecha que la Bibliothéque Nationale Française conmemoró con el siguiente homenaje, que traducimos y reproducimos. Los hipervínculos son los del texto original. Hommage à Henri Poincaré, Alina Cantau, Gallica. Traducción JD.

Henri Poincaré dans son cabinet de travail. Via Town of Science

Cien años atrás, el 17 de julio de 1912, se extinguía en París, a la edad de cincuenta y ocho años, Henri Poincaré, considerado como el matemático más importante de su tiempo. Sus investigaciones cubren el conjunto de las matemáticas así como también sus aplicaciones en astronomía, física o filosofía.

Luego de estudiar destacadamente en l’Ecole Polytechnique y l’Ecole des Mines, defiende, en 1979, en la Faculté des Sciences de Paris, una tesis titulada Sur les propriétés des fonctions définies par les équations aux différences partielles (fuente UPMC). Es contratado como profesor en la Faculté des Sciences de Caen, luego en París a partir de 1881, como responsable de los cursos de matemática, de física y de astronomia. Pasa diez años a cargo de la cátedra de física matemática y de cálculo de probabilidades en la Sorbonne y en 1896, es nombrado profesor de astronomía matemática y mecánica celeste. Es además profesor de astronomía general en L’Ecole Polytechnique, y dictó un curso de electricidad teórica en L’Ecole Professionnelle Supérieure des Postes et des Télégraphes.

Nombrado en l’Académie des Sciences a la edad de treinta y tres años y miembro de numerosas sociedades de conocimiento en el mundo, Henri Poincaré aportó sus contribuciones fundamentales a la ciencia del siglo veinte. Puede ser considerado como el inventor moderno de la topología, uno de los aspectos más fecundos de las matemáticas contemporáneas que ofrece un gan número de aplicaciones en el estudio de las partículas fundamentales, en medicina (imagenología, tomografía) así como también en química con la topología molecular. Descubre las funciones  « automorfas » (las funciones fuchsianas y kleierianas) que pueden resolver el problema de la integración de todas las ecuanciones diferenciales lineales con coeficientes algebrales. Estos aportes marcaron una etapa importante en la mecánica celeste y en el desarrollo de la teoría de sistemas dinámicos, y son el origen de numerosas investigaciones contemporáneas.

Henri Poincaré publicó entre 1892 y 1899 su obra en tres volúmenes  « Les Méthodes nouvelles de la mécanique céleste » y se interesa en los problemas de la geodesia, la teoría de la Luna o el problema de los tres cuerpos, aspectos desarrollados en sus numerosos cursos y lecciones.

Se interesa también por la teoría del campo electromagnético de Maxwell, que divulga mediante la publicación de su courso de física matemática. También divulga los trabajos de Hertz, de Helmholtz y de Lorentz sobre electrodinámica, posteriormente llamada electromagnetismo. Poincaré es considerado como un precursos de la relatividad restringida y en 1905, cuando Einstein propone su teoría de la relatividad general, es matemáticamente equivalente a la de  Poincaré.

Manifestando un vivo interés por la filosofía de la ciencia, Poincaré publica en los últimos diez años de su vida, recopilaciones de artículos publicados en la  Revue de métaphysique et de morale, desde su fundaciones en 1893. Estos volúmenes aparecen la colección  « Bibliothèque de philosophie scientifique« , dirigida por Gustave le Bon, y publicada por Flammarion : La Science et l’hypothèse (1902), La Valeur de la science (1905) y Science et méthode (1908), que se transforman en obras clásicas de la epistemología del siglo XX.

En 1925, la cantidad de impresiones de sus obras más conocida La Science et l’hypothèse se elevaba a 40.000 ejemplares, sin contar las traducciones. Este libro fue críticamente recibido por el filósofo británico Bertrand Russel, comenzando así una querella entre los dos científicos aún célebre en la historia de las ciencias.

Hijo de su época, Poincaré jugó un rol determinante en la rehabilitacion de Dreyfus en 1906, aunque rechazaba toda forma de compromiso político, a diferencia de su primo Raymond Poincaré, presidente de la República francesa de 1913 à 1920.

Con el objeto de rendirle homenaje, el Institut Henri Poincaré fue creado en 1928 en el seno de la Université Pierre et Marie Curie y una de las partes de la Université de Nancy toma su nombre. Una calle es bautizada con su patrónimo en el 20e arronsissement de Paris.

Alina Cantau, direction des Collections, département Sciences et techniques

Centenario del nacimiento de Alan Turing

Alan Turing leyendocopyright desconocido, via Awesome People Reading

El pasado 23 de junio se cumplieron cien años del nacimiento de Alan Turing, considerado por muchos como el padre de la computación moderna. A continuación se puede leer nuestra traducción de un artículo publicado en el blog de historia de la ciencia de la British Library, links a trabajos originales en Timbó, y otros recursos de interés.

Centenario de Alan Turing

por Thomas Lean, entrevistador de Made in Britain:

Hoy se cumplen cien años del nacimiento de Alan Turing, matemático, lógico, resolvedor de códigos de guerra, y científico de computación. Ampliamente reconocido como uno de los padres de las ciencias de computación y la inteligencia artifical, la investigación en matemática de Turnig durante la década de 1930 lo llevó al concepto de la Universal Turing Machine, la máquina universal de Turing, una idea que predecía la capacidad de llevar a cabo cualquier tarea para la que estuvieran programados por parte de programas de computadora. Pasó la Segunda Guerra Mundial trabajando en un proyecto ultra secreto rompiendo códigos en Bletchley Park, elaborando la Turing-Welchman Bombe, para automatizar parte del proceso de decriptación de códigos alemanes. Terminada la guerra se unió al National Physical Laboratory (NPL) donde diseñó uno de los primeros programas de computación, el Automatic Computing Engine (ACE).

Al ver frustrados sus intentos por conseguir que el NPL construyera el ACE, Turing pasó a trabajar en la Universidad de Manchester, la que recientemente había terminado el primer programa de computadora operativo del mundo. En Manchester llegó a ser director ejecutivo del laboratorio de computación en 1949 y trabajó en desarrollo temprano de software y biología matemática. En 1950 presentó la famosa idea del Test de Turing para definir un estandar por el cual una máquina pudiera ser juzgada como inteligente. Esta corriente de ideas fue segada trágicamente. En 1952, en una época en la que los actos homosexuales eran ilegales en Gran Bretaña, Turing fue condenado por mantener una relación sexual con otro hombre. Como resultado perdió su autorización de seguridad para trabajar con códigos, y fue castrado químicamente con inyecciones de hormonas, que le causaron gran incomodidad. Falleció en 1954 luego de comer una manzana envenenada con cianuro, en un caso de suicidio aparente.

Popularmente considerado como un personaje brillante, aunque a veces eccéntrico, Turing se ha convertido en uno de los pioneros de la computación más célebres. Sin embargo, quizás debido a su temprana muerte a los 41 años de edad, Turing a veces parece pertenecer a una era más distante aún. De hecho muchos de los contemporáneos de Turing aún están vivos, y varios han sido entrevistados como parte del proyecto An Oral History Of British Science. Habitualmente solicitamos a los entrevistados que describan a sus colegas, famosos o no, y como era de esperar Turing aparece frecuentemente como actor de reparto en las historias de vida de nuestro proyecto. [En el link al artículo original] se pueden escuchar menciones de Geoff Tootill y de Tony Brooker.

A través del Portal Timbó se pueden acceder a algunos artículos originales de Alan Turing. Los links funcionan solamente desde las instituciones autorizadas

Computability and λ-Definability. The Journal of Symbolic Logic, (1937) 2 (4): 153-163.

Rounding-off errors in matrix processes. The Quarterly Journal of Mechanics and Applied Mathematics, (1948) 1 (1): 287-308.

Computing machinery and intelligence. Mind : A Quarterly Review of Psychology and Philosophy, (1950) 59 (236): 433-460.

The Chemical Basis of Morphogenesis. Philosophical Transactions of the Royal Society B, (1952) 237 (641): 37-72.

Solvable and unsolvable problems. Science News, (1954) 31: 1, 3-4.

Otros:

El infaltable aporte de Letters of Note de Sawn Usher: Yours in distress, Alan

The Guardian: Turing suicide enigma challenged

BBC – History : Alan Turing

Andrew Hodges: The Alan Turing Homepage

The Turing Achive for the History of Computing

UK Mathematics Trust: The Alan Turing Year

Stanford Encyclopedia of Philosophy: Alan Turing

Volver a la página de la Biblioteca.

Ray Bradbury, 1920-2012

Con motivo de la triste noticia que nos reservó esta semana, publicamos una carta de Ray Bradbury a la directora de la Fayetteville Public Library. Fotografía y carta tomadas de Letters of Note de Shawn Usher, traducción JD. Hacer click sobre la imagen de la carta para verla en tamaño completo.

15 de setiembre de 2006

Estimada Shawna Thorup:

Me alegra saber que ustedes, buena gente, estarán celebrando mi libro “Fahrenheit 451.” Pensé que podría interesarles saber cómo su primera versión, de 25.000 palabras que se publicó en una revista, fue hecha.

Necesitaba una oficina y no tenía dinero para pagarla. Entonces, un día, estaba paseando por el campus de UCLA y escuché el ruido de máquinas de escribir desde el subsuelo de la biblioteca. Descubrí que allí había un salón donde uno podía alquilar una máquina de escribir por 10 centavos la media hora. Me mudé a esa sala junto a un grupo de estudiantes y mi bolsa de moneditas, cuyo contenido ascendía a 9,80 dólares, y que gasté para crear la versión de 25.000 palabras de “The Fireman” (El Bombero) en nueve días. ¿Cómo pude escribir tantas palabras tan rápido? Gracias a la biblioteca. Todos mis amigos, los más queridos, estaban en los estantes arriba del subsuelo y gritaban, chillaban y vociferaban que fuera creativo. Así que corría escaleras arriba para encontrar libros y citas para incluir en mi novella “Fireman”. Se puede imaginar cuán emocionante fue escribir un libro sobre la quema de libros, en presencia de mis amados en los estantes. Era la forma perfecta de ser creativo; ése es el efecto de la biblioteca.

Espero que haya disfrutado la lectura de mi producto, que aumentó unos años más tarde y se volvió popular, gracias a Dios, entre mucha gente.

Con mis mejores deseos,

(Firmado)

Update

Entrañable caricatura de Jaime Clara

Capítulo de Crónicas Marcianas en Nota al Pie

Ray Bradbury and Pogo, Library of Congress blog

Volver a la página de la Biblioteca.

Opinión : La lectura, los e-readers y el futuro del libro impreso

Steven Dempsey, “Day 27: Downsizing”. Todos los derechos reservados

Hace un par de años diciembre me encontró de trabajadora zafral en la librería universitaria de Minnesota, UofM Bookstores, comprando libros usados a estudiantes que serían vendidos al comienzo del siguiente semestre. Era un trabajo bastante mecánico, ya que tenía una lista de títulos deseables, precios ofrecidos y cantidades aceptables (e información insider sobre próximas nuevas ediciones): se aceptaban hasta cierta cantidad de ejemplares y se pagaba más por los primeros; también se pagaba menos por libros que tendrían que ir a depósito por 6 meses y cero por libros cuya nueva edición los volvería obsoletos en tan solo semanas. Los libros que traían los estudiantes eran en su mayoría manuales de curso, otros eran obras de referencia y unos pocos eran obras literarias (novelas, teatro, poesía) y ensayos. La librería vendía otros tipos de libros (guías de viaje, manuales de cocina, colecciones fotográficas) pero sólo nuevos, no de segunda mano, por lo que no los compraban.

El gran tránsito de material impreso (y también de dinero) que tenía lugar durante pocos días me resultó muy llamativo. Además del lucro de una librería, opuesto al de una biblioteca que me resulta más familiar, me impresionó que los libros, aquellos libros al menos, son artículos de consumo con una vida útil muy limitada a la función de apoyo al aprendizaje. Para sus propietarios no revestían interés alguno más allá del propósito y duración del curso, ni siquiera los clásicos, ya que eran ediciones baratas que probablemente se deteriorarían en poco tiempo.

El costo ambiental del papel y tinta de la enormidad de libros obsoletos y deteriorados que vimos pasar me pareció un despropósito, y dado que ya se vislumbraba que los lectores electrónicos se estaban imponiendo en el mercado me pareció que era sólo una cuestión de tiempo hasta que las editoriales pasaran sus productos de papel a electrónico. McGraw Hill es la primera en vender un paquete a una universidad en un proyecto piloto, en el que los estudiantes tienen permiso para descargar la bibliografía en cuanto se inscriben (y para mi sorpresa, el acuerdo es precisamente en la Universidad de Minnesota).

Ese trajín, más la experiencia propia con un lector de libros electrónicos como el de la foto y mucho tiempo visitando el Internet Archive, me han llevado a las siguientes reflexiones sobre la lectura y el futuro del libro impreso.

En primer lugar nos parece que no se pierde nada (o al menos no se pierde mucho), si los libros de texto pasan a formato electrónico. Cada vez más estudiantes tienen acceso a tabletas, laptops y otros artefactos que efectivamente permiten leer de la pantalla (de hecho en Uruguay con el Plan Ceibal esto marcharía de maravillas), de modo que en un tiempo quizás ya no se justifique seguir imprimiéndolos. Alcanza, creo yo, que la industria editorial se desayune que de un plumazo: a. corta de raíz los costos de impresión, distribución y alojamiento suplantándolos por gastos operativos online (que no son iguales a cero pero estoy segura que son mucho menores), y b. asesta un golpe certero y mortal al mercado de segunda mano, asegurándose que nadie nunca jamás vuelva a compartir un libro (cosa que por ahora solo lograban las editoriales ricas, que pueden prometer nuevas “ediciones” cada año o casi).

Además de la masificación de los e-readers (como el de la foto que ilustra el post) las iniciativas como el Internet Archive, Proyecto Gutemberg y varias bibliotecas nacionales (notablemente Gallica y British Library), están dando lugar a un redescubrimiento de obras de copyright expirado independiente del papel. Esto me lleva a pensar que las ediciones baratas de clásicos son las siguientes en la línea del patíbulo editorial, y que la impresión se reservará progresivamente a los “coffee table books” o ediciones más exquisitas, como las de Penguin.

No es mi opinión original, y definitivamente no es algo que haya observado en librería de Minnesota, pero un género que ya gozaba de buena salud y cuyas ventas se han multiplicado desde la aparición de los e-books son las novelas románticas. Aparentemente ciertos artistas están llamados a pasar de la masificación al culto, porque los lectores (lectoras) prefieren el anonimato de una tableta a una portada típica del género. ¿Quién lo hubiera creído?

En conclusión no creo que el libro impreso vaya a desaparecer en breve pero sí me parece que la venerable palabra “libro” se va a redefinir, o hacer más específica. Quizás hasta caiga en desuso, cuando los autores ya no digan “escribí un libro” sino “escribí una novela”, un ensayo, un manual, o edité una colección de recetas, poesías o lo que corresponda.

No parece tan grave visto así, ¿no creen?

La publicación de la ilustración del post del día de hoy fue amablemente autorizada por su creador, el Sr. Steven Dempsey. Visite su galería en http://stevendempsey.500px.com/

The use of today’s featured picture was kindly permitted by its creator, Mr. Steven Dempsey. Visit his gallery at http://stevendempsey.500px.com/

Volver a la página de la Biblioteca.

Día del libro en Uruguay

Paco Giménez, via Pinzellades al món

Mañana sábado 26 de mayo se celebra el Día del Libro en el Uruguay, con una constelación de actividades planificadas y un pronóstico meteorológico a favor (*).

Corresponde, según dicen, a la fecha de creación de la Biblioteca Nacional, aunque en la página de Historia de la BN no hay alusión directa a la fecha 26 de mayo como día fundacional o inaugural. A los efectos de celebración del Día del Libro este detalle carece de trascendencia, aunque fomenta nuestra tesis sobre la generación espontánea de las bibliotecas, que no precisan intención fundacional y cuya permanencia en el tiempo es entendida como inmutabilidad.

En 1996 Unesco fijó el 23 de abril, fecha de la muerte de Cervantes y Shakespeare (aunque en calendario juliano, no gregoriano) basado en la Fiesta del Libro Español, que originalmente se celebraba el 7 de octubre pero a partir de 1930 pasó al 23 de abril. En Catalunia se celebra ese día Sant Jordi, en el que la tradición indica regalar un libro y una rosa. La celebración del Día del Libro en otros países suele ser flexible para que no coincida con las vacaciones escolares o celebraciones religiosas (aunque Sant Jordi coincide espectacularmente).

En Suecia también se celebra el 23 de abril, aunque si coincide con Pascua se pasa al 13 de abril. En Gran Bretaña e Irlanda se celebra el primer jueves de marzo. En 1927 Chile instauró el 29 de noviembre como Día del Libro en homenaje a Andrés Bello, pero actualmente se celebra en abril.

Desde 1967 se celebra el Día del Libro Infantil y Juvenil el 2 de abril en homenaje al nacimiento de Hans Christian Andersen.

Los objetivos de las celebraciones del Día del Libro son fomentar la lectura, publicitar los servicios bibliotecarios, crear conciencia sobre la importancia de los derechos de autor e impulsar la industria editorial.

(*)

Actividades planificadas para el 26 de mayo por la Cámara Uruguaya del Libro y la Biblioteca Nacional.

La Alliance Française de Montevideo celebra el viernes 25 una Foire aux Livres y el sábado 26 a las 10.30 lectura de cuentos.

Pronóstico del tiempo de la Dirección Nacional de Meteorología.

Volver a la página de la Biblioteca.

Video de fin de semana

Lands Away, de Katie Wynkoop. Ya vimos algo de stop motion y de libros intervenidos antes en el blog. Hoy, un poco de las dos cosas.

Se puede ver más abajo o en Vimeo

Volver a la página de la Biblioteca.

Opinión : Costo de las publicaciones científicas

via The history of money

El debate sobre el costo de las publicaciones científicas y la alternativa del acceso abierto tiene ya varios años. La editorial Elsevier en particular (que hemos mencionado varias veces ya) ha sido objeto de muchas críticas por sus precios exorbitantes. En el año 2006 el comité editorial de una de sus publicaciones, Topology, renunció en masa y fundó otra revista de igual nombre en una editorial competidora. Elsevier dejó de publicar su revista en el 2009. Otros investigadores se han llamado al boycott, particularmente de Elsevier, pero la convocatoria nunca ha alcanzado una respuesta masiva.

Las publicaciones periódicas científicas ganaron popularidad a comienzos del siglo XX, y en la segunda mitad hubo una gran tendencia por parte de instituciones de investigación hacia la tercerización la publicación de sus revistas. De esta manera las grandes editoriales se volvieron aún más fuertes.

Con el advenimiento de las publicaciones electrónicas y las bases de datos en internet a fines de la década de 1990, y la pérdida de mercado para las publicaciones impresas en papel, el negocio de las editoriales científicas transformó esencialmente el producto, pasando a ofrecer de colecciones de revistas impresas a plataformas online con acceso a paquetes de revistas (bundles). De esta manera las instituciones que quieren suscribirse a una revista sobre un tema se ven forzadas a suscribirse a un montón de otras de menor interés.

Independientemente de lo que ya hemos mencionado, en los últimos 20 años las revistas han experimentado un fenómeno que desafía toda explicación: es el aumento agresivo y continuo de los precios de las revistas. El pasaje del papel a la impresión digital, la creación de las bases de datos, las subidas y bajadas de la economía, la aparición de consorcios de bibliotecas y nuevos títulos: todo es siempre una razón para aumentar y nunca para disminuir. El único modelo al que parece responder es al de la ley de Moore (cambiando transistores por dólares, obvio), y dado los reportes de ganancias, todo concuerda. Cobran más y ganan más.

Pero aunque la tecnología avanza como para hacer posible la ley de Moore sin problemas las billeteras no aumentan de la misma manera, y muchas instituciones se ven en problemas para renovar las suscripciones. Recientemente el Faculty Advisory Council de la Universidad de Harvard (imagino que será un organismo como el Claustro de nuestra Universidad, pero solamente con profesores), envió un extenso memorandum explicando que no alcanza el dinero para pagar las suscripciones y propone varias soluciones al problema, entre ellas

” Consider submitting articles to open-access journals, or to ones that have reasonable, sustainable subscription costs; move prestige to open access.

If on the editorial board of a journal involved, determine if it can be published as open access material, or independently from publishers that practice pricing described above. If not, consider resigning.”

Nos parece notable el “move prestige to open access”, porque va al meollo de la cuestión.

Como diferencia de otras publicaciones periódicas, las revistas científicas no pagan a los autores (inclusive a veces cobran) por publicar artículos. Los artículos son revisados y aceptados por un grupo de especialistas a los que tampoco se les paga; la aceptación incluye renunciar al copyright, por lo que las revistas se constituyen esencialmente de material valioso gratuitamente. Los únicos involucrados que cobran son los empleados de la compañía que editan, formatean y suben los textos. A pesar del costo limitado las revistas son luego vendidas a precios altísimos a los mismo autores que escriben y editan la revista, que, irónicamente, son personas notables por su inteligencia.

Lo que parece molestar a la academia y agencias de investigación gubernamentales es simplemente una cuestión de dinero; que se les cobre por acceder a lo que producen, pero no que existan las revistas en sí mismas.

Y ello es porque las publicaciones científicas son la medición más exacta de la carrera de un investigador. Los ascensos y las pérdidas de empleo se basan en la cantidad de publicaciones y en la calidad del medio en que se publica. De cierta manera son un evaluador externo de un individuo o grupo de investigador, y también son un foro de intercambio selecto y enfocado que agregan valor a la investigación. Esto se sabe hace mucho, y tiene sentido.

Hemos pensado largo y tendido al respecto, y nos parece que gran parte del funcionamiento del mundo editorial científico está muy bien. Las bases de datos están muy bien (excepto algunas interfaces de búsqueda), y creemos que es un mundo que se autorregula de forma eficiente. No ha estado exento de sexismo, falso prestigio y xenofobia, pero avanza de modo tal que propende a la calidad más allá de percepciones momentáneas.

Para la mayoría, el problema ni siquiera es que unas pocas compañías se beneficien con la investigación financiada por otros, sino que los precios sean tan altos. Desde nuestra perspectiva latinoamericana, los dos son problemas serios.

Una solución que se nos ocurre, es que las editoriales devuelvan parte de las ganancias. Puesto de forma simple, si por ejemplo Elsevier publica un 3% de artículos financiados por la ANII, que entregue un 3% de sus ganancias a la ANII.

Todos los países tienen fondos de financiación a las ciencias que miden su producción mediante la publicación de artículos científicos. Creemos que si las editoriales tuvieran, además de precios razonables, la obligación de dotar esos fondos que tan generosamente los proveen de contenido, generaríamos un círculo virtuoso del que todos saldríamos ganando.

Hat tip a los lectores Mauricio Delbracio y B por el input.

Leer más:

Stephen Curry: Harvard, we have a problem.

Urs Hartl: Boycott Elsevier

Douglas Arnold, Henry Cohn: Mathematicians take a stand

Alan Wexelblat: Is academic publishing finally at a crossroads?

Volver a la página de la Biblioteca.

Otras lecturas de viernes

Oscar Bolton Green via grain edit

Para la lectura en este fin de semana proponemos refrescar entradas pasadas. Desde algunas novedades acerca de la Encyclopedia Britannica hasta nuevos números de Growing up with Scientist Mom.

AP via DeseretNews: Se disparan ventas de ejemplares impresos de la Encyclopedia Britannica. (Entrada original: 23/03/2012, Wikipedia, Microsoft y la Encyclopedia Britannica).

Library of Congress’ Inside Adams: A Factory, a Fire, and Worker Safety. (Entrada original: 9/03/2012, Día internacional de la Mujer)

Alejandro Pareja: nuevas entregas sobre José Pedro Varela. (Entrada original: 02/03/2012 José Pedro Varela).

British Library’s Untold Lives: loas de Charles Dickens a los bigotes y barba (Entrada original: 10/02/2012, Bicentenario de C. D.)

Wired: Los 5 mejores trabajos merecedores del IgNobel (Entrada original: 29/12/2011, Premios IgNobel).

Jesse Tahirali: nuevos números de Growing up with scientist mom. (Entrada original: 23/12/2012: Growing up with scientist mom).

Volver a la página de la Biblioteca.

Biblioteca cerrada durante Semana de Turismo

Tim Boelaars via grain edit

La Biblioteca permanecerá cerrada durante la semana del 2 al 6 de abril, y reabre el lunes 9 a las 8:00 AM. No se publicarán entradas en el blog.

Disfruten la semana, y gracias por leernos.

Volver a la página de la Biblioteca.