//
you're reading...
Bibliografía

Referencias bibliográficas: Perspectiva histórica

Mundaneum via Spiegel Online

Describir de forma inequívoca obras que no están presentes es una preocupación que tiene larga data. El listado bibliográfico más antiguo que se conoce fue escrito por Calímaco aprox. en el año 250 AC y describe las existencias de la Biblioteca de Alejandría (1). También sobreviven catálogos de manuscritos de bibliotecas monásticas, escritos por monjes bibliotecarios medievales.

En la segunda mitad del siglo XIX comenzaron a distinguirse dos caminos de la descripción bibliográfica: la que refería a las obras existentes en una biblioteca o conjunto de bibliotecas (el catálogo) y la que refería a las obras conteniendo conocimientos en cierta área (la bibliografía). Estas corrientes de desarrollo, que fueron y siguen siendo muy cercanas, tuvieron dos escenarios diferentes siendo los teóricos de la catalogación en su mayoría norteamericanos, y los de la bibliografía, europeos. También vale mencionar que fue recién a finales del 1800 dejaron de usarse los cuadernos como catálogos; aunque no puede atribuírsele su invención, la Biblioteca del Congreso fomentó ampliamente el uso de fichas catalográficas con el servicio de suscripción, puesto en marcha en 1911 (2).

Los primeros teóricos de la descripción bibliográfica observaron las limitaciones de la ordenación alfabética o cronológica, determinando la necesidad de la ordenación y clasificación temática en los catálogos y listados (y también en los estantes), y desarrollaron sistemas que aún están en uso. Algunos de ellos son el Sistema Decimal de Dewey, cuya primera edición data de 1876 (en la biblioteca del IIE usamos la edición 22), y el Sistema Decimal Universal, basado en el sistema de Dewey pero con otra flexibilidad (también en uso en varias bibliotecas en Uruguay, aunque Dewey es el más popular).

Aunque la clasificación documental es un proceso muy ligado a la catalogación, es en realidad muy diferente y lo desarrollaremos en otra oportunidad en el blog.

Una iniciativa digna de mención que recientemente fue nombrado por la publicación alemana Der Spiegel como el antecesor de Google es el Mundaneo, fundado en 1911 en Bélgica por los abogados Paul Otlet y Henri La Fontaine. La finalidad del Mundaneo era recopilar toda la investigación generada en el mundo en fichas bibliográficas, organizadas temáticamente. En los planes de Otlet también estaba la posibilidad de consultar los archivos del Mundaneo de forma remota, y un sistema de localización y distribución de publicaciones (3) (4).

El primer paso para describir eficientemente obras, fueran libros de una biblioteca o artículos publicados en un conjunto de revistas sobre cierto tema durante un lapso, era tener diseñar formatos que incluyeran la información relevante en la menor cantidad de espacio.

Según las características de las obras conteniendo la información, y las necesidades de los destinatarios de los productos resultantes se crearon los primeros formatos bibliográficos, que se han revisado periódicamente para acompasar los cambios en una y otra parte como vimos en entregas anteriores.

Bibliografía citada:

(1) Wikipedia: Callimachus

(2) Wikipedia: Library catalog – History

(3) Wikipedia: Mundaneum

(4) Meike Laaf. Netzvisionär Paul Otlet: Googles genialer Urahn. Spiegel Online, 20/07/2011

Si tiene consultas sobre cómo elegir o utilizar formatos bibliográficos no dude en acercarse a la Biblioteca, y con gusto responderemos a sus preguntas.

Volver a la página de la Biblioteca.

About Julia Demasi

Electrical engineering librarian

Discussion

3 thoughts on “Referencias bibliográficas: Perspectiva histórica

  1. Gracias por ayudarme a recuperar recuerdos.

    Posted by B | 12/04/2012, 1:08 am
    • De nada, como siempre un gusto.

      Aunque me queda la duda… ¿no le parece que quedó un poco confuso? La documentación y la catalogación son cosas diferentes (y en nuestro currículo universitario se distinguen bien), pero a mí me llevó años realmente llegar al quid del asunto.

      Espero que quede claro que la referencia bibliográfica de un artículo (o tesis, o lo que sea), tuvo un desarrollo histórico y conceptual simple, pero no banal. ¿Lo habré logrado?

      Posted by Julia Demasi | 12/04/2012, 12:08 pm

Escriba aquí un comentario.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: